Blog

MIRAR CON OTROS OJOS

  • 19 octubre 201419/10/14
  • Image
  • 0

Cuando me diagnosticaron el cancer de mama, habia gente que al no saber que decirme me comentaban – A veces las cosas pasan por alguna razón – o – No hay mal que por bien no venga-, yo me quedaba “sin palabras”, pero que tonteria mas grande…..si no saben que decir que se callen pero que no digan esas cosas que poco nos ayudan. ¿Como va a ser bueno que te diagnostiquen un cancer de mama?, ha caso lo deseamos?.

Ahora tal vez sí que les doy la razón a esas personas, porque aunque uno no quiera pasar enfermedades, cuando estás en pleno proceso te planteas cosas que antes no hacias e intentas sacarle alguna cosa positiva a lo que estas pasando.

A mi me ha cambiado el hecho de haber padecido cancer de mama, me ha hecho ver las cosas de forma distinta. He aprendido a dar gracias por estar viva, por haberme dado una segunda oportunidad, por tener una familia que me quiere, unos amigos que han estado a mi lado, y eso a veces se nos pasa, porque lo tenemos al alcance de la mano pero no lo aprecimos. Nuestra vida pasa tan rapido que no tenemos tiempo de paranos ha observa y ha sentir.

Durante la enfermedad, tienes que hacer un “alto en el camino”, tienes que aprender a ser paciente, (el tiempo que esperas resultados médicos es terrible), a no pensar a dejarte llevar de la mano de los profesionales. Yo creia dominar mi vida, soy una persona muy organizada y todo estaba estructurado, revisado, controlado. Con la enfermedad no, tú no controlas nada, no eres dueña de tu vida, no eres la que marcas los tiempos, otros lo hacen por ti, deciden por ti, y tú lo contemplas todo como una mera espectadora, esperando, la operación, los resultados, los tractamientos, etc.

Durante este tiemo piensas mucho, en muchas cosas, en las cosas que has hecho, en las que has dejado de hacer, en tus hijos, tu familia, tu entorno, y poco a poco te vas dando cuenta de lo que tienes a tu lado, ves las cosas con otros ojos, aprecias los perqueños detalles: una llamada, una visita, que te digan que te ven bien, que te organicen una cena, poder ver salir el sol porque estas viva, etc.

Desde mi enfermedad cada mañana cuando me levanto doy gracias a Dios por estar viva, y ruego que siga así por mucho tiempo.

A veces se me olvida lo que he pasado, y vuelvo a lo de antes, a enfadarme por tonterias, ha agobiarme porque se ha roto la lavadora, o porque no llego a fin de mes, pero ahora tengo la capacidad de decir –Alto Beleta- acuerdate de lo mal que lo pasaste, acuerdate de cuando estabas mal, eso era importante!!, y lo superaste, entoces si pudiste superar una cosa tan seria, ahora no eres capaz de tranquilizarte y dejarte llevar? Y entonces inspiro, cierro los ojos y me digo – Tranquila- los problemas si no són de salud, tiene solución.

Ahora he ganado confianza, soy más fuerte, más atrevida, más egoista, durante la enfermedad lei un libro que aconsejaba – Tienes que aprender a quererte, primero a tí, luego a tí- me lo aprendi muy bien!!!, por eso ahora intento hacer las cosas que me apetecen, y cuando no quiero hacer algo, digo tranquilamente no, me rodeo de gente positiva, que me haga sentir bien, de la que pueda aprender algo y pasar un buen rato con ella, si alguien no me cae bien, me alejo, si alguien me deprime me alejo, soy más selectiva, más exigente.

Antes núnca viajaba porque a mi marido no le gusta viajar, ahora cada año hago un viaje con mi hermana, nos vamos 4 dias, las dos juntas, sin maridos, sin hijos, nos lo hemos gandado, ella lo pasó muy mal durante mi enfermedad, sólo nos tenemos a nosotras, nuestros padres murieron hace muchisimos años, cuando más les necesitabamos, no dejaron, con 13 meses de diferencia, desparecieron de nuestras vidas, en unas circunstacias difíciles, por eso cuando a mi me diagnosticaron el cáncer pensamos –No puede ser, otra vez no- ya teniamos el cupo de desgracia lleno, pero la vida siempre te tiene sorpresas, que tú núnca esperas.

Si no hubiera pasado por el cancer de mama, posiblemente todavia estaria trabajando con aquella “mala jefa”, os acordais? la que no me quiso renovar el contracto, no habria vuelto a mi anterior trabajo, y no volveria a estar con mis antiguos compañeros.

Ahora, soy la presidenta de AUBA, una asociación que yo conoci cuando ya habia pasado la enfermedad, pero que me engancho des de el principio, con unas mujeres fantástica, luchadoras, generosas, cuando la anterior presidenta lo quiso dejar, yo me apunte enseguida, puedo hacer mucho por esas mujeres, con mi experiencia y con mis ganas, ellas se dejan, y yo estoy encantada de organizar cosas, de trabajar con ellas de compartir. He encontrado un sitio en la vida. Y a través de estos relatos puedo dar rienda suelta a todo lo que sentí y no expresé, a todo lo que pienso y no digo.

No, no todo ha sido malo, la enfermedad me ha cambiado, me ha hecho mejor persona, me ha enseñado el camino para poder ayudar a los demas. Quien sabe, a lo mejor si no hubiera pasado por el cancer de mama, no habria logrado encontrarme a mi misma.

De todas formas sigo pensando que estaria mejor si no me hubiera “tocado” pero como eso no lo he podido evitar, al menos he intentado sacarle algo positivo. Así siento que la que ha ganado con todo el proceso he sido yo.

 Isabel M. Oliver

Show Comments (0)

This is a unique website which will require a more modern browser to work! Please upgrade today!